Son muchas las voces que se alzan en contra de las empresas que se benefician con los trabajos de otros. Sociedades gestoras, discográficas.. Pero las voces que mas gusta escuchar son las de los própios autores, condenando una indústria caduca que ni evoluciona ni muere y que como el perro del hortelano, ni come ni deja comer.

Ya veremos en que acaba todo esto.
 


Comments




Leave a Reply