Y no a mejor, precisamente. Que hay una guerra cuya munición son bits, bytes e impulsos eléctricos, es algo que cualquier navegante sabe. Pero hasta hoy, era una guerra mas o menos encubierta en la que ambos bandos jugaban sus papeles en igualdad de condiciones. Esta mañana álguien ha soltado una bomba atómica. Un misil directo a la línea de flotación de la libertad de expresión y del derecho ciudadano
Y no ha sido en europa el único sitio. En el otro lado del charco han ido un poco mas allá. Lo que aquí es sólo una propuesta, allí, en México, es una realidad. El gobierno mejicano ha decidido que las operadoras deberan, por ley, facilitarle datos de los usuarios: hábitos, usos, costumbres.. 
Cuanta razón tenía Orwell. 1984 ya está aquí. Treinta años más tarde de lo que el hombre predijo, eso sí, pero ya está aquí.
 


Comments




Leave a Reply