Han caído dos mas. Dos bibliotecas mas han cerrado sus puertas al público.  Los lobbys vuelven a salirse con la suya. La cultura es un bien con el que no se puede comerciar. Por una razón. Es de todos. Todos tenemos derecho a leer. Todos deberíamos poder acceder a las letras. Las letras, la cultura, son nuestro futuro como humanidad. Es gracias a las letras que vamos a poder ver como el siguiente Stephen Hawking da respuestas. Es por el acceso universal a la cultura por el que podremos contemplar como el siguiente Albert Einsten formúla nuevas teorías. Es gracias a que los conocimientos fluyan que podremos garantizar que la próxima Marie Curie descubra una nueva fuente de energía límpia.

Cerrando bibliotecas, quemando libros y penalizando la transmisión de conocimientos no es como la Humanidad va a avanzar hacia delante. Mas bien retrocedemos hacia atrás. Quinientos años, mas o menos
 
 
Hoy me había propuesto ser bueno. Escribir cosas positivas y edificantes. Pero me puede el vicio. Acabo de leer un artículo en Techtear sobre un lector de libros on-line. Se trata de una idea brillante echada a perder por culpa de la avarícia. Bien escondida, eso sí. En forma de DRMs. Les he hecho llegar mi opinión. Pero al no coincidir con la de ellos, no la han publicado. Y eso que he sido respetuoso. En sério. De manera objetiva, mi comentario no faltaba a nadie ni a nada. Señalaba que la dirección que deberíamos tomar en la red, es justo la contrária. La cultura debe poder fluir libremente. Sin prohibiciones ni restricciones. Por mal que les pese a algunos. 

Y ahí es donde quiero aportar mi granito de arena. Ayer, por error, buscando algo completamente ajeno, terminé enfrascado en una vorágine de pestañas de sitios de descargas de libros.
Desde aquí y aquí, señalan a algunas bibliotecas digitales. Las entradas son antiguas, y algunas de ellas es posible que ya no funcionen. Pero una buena mayoría sigue haciéndolo. Entre ellas, podemos encontrar las siguientes:


 
 
Hace días que no publico nada. Y no es porque no ocurran cosas, la verdad. Ayer mismo, sin ir mas lejos, otro intento de amordazar voces libres y críticas. Alguien debería decirles a estos tiparracos que usar el sistema judicial como arma arrojadiza está feo. Muy feo. 

Y la cosa no termina aquí. Está calentita alrededor de todo el globo. Aquí, en el viejo continente, nos jugamos el todo por el todo esta misma semana, si no se salen con la suya los trileros pagados desde la tierra de Mickey Mouse. Pero a estas alturas, creo que todos sabemos ya "donde está la pelotita". Y en el otro lado del charco, mas de lo mismo. Y al mismo precio, oiga.

Y es que están a 0,2 de llamar terroristas a los internautas. Que con la tontería, buscan pisotear derechos fundamentales que tenemos los ciudadanos: la libertad de expresión y nuestra privacidad. Aunque sea poniendo como excusa que quieren protejernos. Ni que sea de virus y malware. El tema es hurgar en nuestras vidas. Controlar nuestras actividades.

La ambición no tiene límites. El afan por controlar la cultura es algo que roza la línea de la pornografía. Desde dentro, quiero decir. Porque lo que es cruzarla, está claro que la han cruzado. Desde las peticiones de recabar IPs de usuarios P2P para cerrarles la conexión a internet y poder demandarles a gusto por el grave delito de hacer circular gratuítamente conocimientos a pedir indemnizaciones por copiar obras de autores que ni siquiera representan.

Control de la cultura, dinero y poder. Mal vamos por ese camino.
 
 
Que a G. le den de su própia medicina, no tiene precio. Y que les indiquen claramente por donde se pueden meter su "mastercard", ya ni te cuento. Y eso es precisamente lo que han hecho los que descubrieron "exploits de dia cero" en su cliente web. Me viene a la cabeza aquello de ".. quien a hierro mata,  a hierro termina". 

Y eso, la misma mañana en anuncian que Pirate Bay planea dar servicio vía satélite. Que grandes. ¿El siguiente paso cual va a ser? ¿Una red de telecomunicaciones fuera de control gubernamental? Madre mía, que caliz mas interesante esta tomando este asunto.

Ahí sí metía yo cinco eurillos, mira. 
 
 
Hace días que se viene hablando en la red del "expediente Cuevana", una web de enlaces argentina. Y ya no por ser una web de, agárrate los machos, enlaces, sino por el circo judicial que se ha montado alrededor de ella. Y digo circo porque hasta la fecha sólo ahí podía encontrarse uno con semejante cúmulo de payasadas y despropósitos. Pero la realidad supera la ficción. 

Por mi parte, nada mas que añadir. Solo que, en solidaridad, no voy a volver a pisar jamás una sala de cine.
 
 
Hoy abro el lector de feeds, después de tenerlo inactivo todo el fin de semana. La primera, en la frente: los yankees monitorizan 20.000.000.000.000.000 de comunicaciones en internet. Vamos, que tienen una cópia en formato digital de lo que dice todo el mundo en todo momento. Una razón mas para dejar de usar segun que servicios y darse de baja de según que redes. Y mas si pasan por yankeelandia. Coño, que almenos Tuenti pertenece al Estado Español y aquí, de momento, está prohibido hurgar en las comunicaciones. Algo bueno teníamos que tener en Espanishtán. 

La siguiente notícia está relacionada con Alemania. Ahí, lo que viene a ser su SGAE (que ha conseguido cerrar el GrooveShark de ahí) y un par de editoras de libros, han conseguido que sus obras no puedan ser subidas a los servidores de RapidShare. Una idea de pocas luces, si tenemos en cuenta que hace apenas una semana, la gente de Sony se quejaba de no tener preséncia en el YouTube del país teutón. ¿En qué quedamos? ¿Quieren estar en las redes o no? ¿Quieren que estar en primera línea o quieren que no se conozcan sus obras? Si es que no se aclaran ni ellos, por favor.

Yo, por mi cuenta, voy a compartir los contenidos de mi disco duro de seguridad con toda la gente que pueda de mi alrededor. Físicamente, sin emplear la red de redes. El conocimiento tiene que ser libre y ése va a ser mi pequeña aportación. Mi granito de arena.
 
 
Atrocidad tras atrocidad, van cavando su própia tumba. Las Sociedades de Gestión, por lo visto, son todas iguales. Sin importar en el país en el que estén. Y para muestra, un botón. ¿Cómo en nombre del "copyright", se le puede pedir dinero a una biblioteca por leerles cuentos a los niños? ¿Pero nos hemos vuelto locos, tontos o la ambición por tener mas y mas dinero impide ver lo ridículo y estúpido de según que acciones?. Esto me recuerda aquel caso en el que la Sociedad de Gestión autóctona, se fué a reclamar su "parte" en ese concierto benéfico montado para conseguir fondos para una operación quirúrgica de un infante. Ellos son así.
La del control por la cultura y las comunicaciones es a todas luces una guerra que, de perderse, tendrá como víctimas la libertad individual y el avance de la Humanidad. Aunque tal y como yo lo veo, por mucho que estén apretando ahora con aplicaciones de leyes draconianas y aplicando procedimientos de dudosa legalidad (jurídica y moral), podemos hacer una lectura en positivo: estas son las embestidas de una béstia que está herida. Les estamos haciendo daño. Cada vez mas. 
 
 
Son muchas las voces que se alzan en contra de las empresas que se benefician con los trabajos de otros. Sociedades gestoras, discográficas.. Pero las voces que mas gusta escuchar son las de los própios autores, condenando una indústria caduca que ni evoluciona ni muere y que como el perro del hortelano, ni come ni deja comer.

Ya veremos en que acaba todo esto.
 
 
Que la publicidad es algo que molesta, es indiscutible. Que para hacerla llegar al internauta se ponen en práctica métodos de dudosa y reprobable legalidad es evidente. Pero como toda moneda, tiene dos caras. Hay gente que vive gracias a ella. La gente de MakeUseOf es un buen ejemplo de ello.
 
Se quejan en uno de sus artículos de que los bloqueadores de publicidad -eternos aliados de los internautas- estan acabando con su medio de subsistencia. Van incluso un poco mas allá. Afirman que están acabando con el Internet que conocemos a día de hoy. Eso no solo es falso, si no que además, es mentira. Lo que está acabando con el Internet que todos conocemos, es el "copyright", la clausura de sitios de intercambios culturales y las leyes hechas para afianzar el poder de corporaciones de todo tipo (ojo, que en ACTA también están las farmacéuticas y van a por los medicamentos genéricos, alegando que son "cópias ilegales" de sus fármacos. Flípala con la que pueden liar en paises en vías de desarrollo. Si no tienen dinero p´a pagar medicinas genéricas, a lo mejor les llega p´a pagar las de marca. Claro que si. La salud y la cultura a merced del capital. Olé.) 

Alguien debería de decirles a estos señores que si la publicidad fuese algo bueno, a ellos no les darían dinero por ubicarla en su website. Es mas, Internet fué usada en sus inicios como método de intercambio de información entre universidades. Sin publicidad, obviamente. El problema vino cuando alguien quiso sacarle beneficio económico al invento. 

Gracias a su magnífico artículo, en el que denuncian el uso de tres maravillas (AdBlock-Plus, NoScript y Ghostery), he blindado mi navegador Firefox y, de paso, he hecho mi navegación por la red ya no mas placentera, si no además, mas segura. Me molesta en gran manera que se me vigile; que se me espíe, observe y acose como si fuera un roedor en un laberinto de un laboratorio. Y lo siento si las empresas dejan de ganar unos céntimos por mi osadía, pero mi privacidad es mía. Y vender algo mío sin mi consentimiento, señores, eso sí que es robar.

No puedo sinó dar gracias a esta gente por abrirme los ojos. Hay un antes y un después de instalar en mi Firefox lo que ellos llaman "Trifecta of Evil". Y si alguien no me cree, basta con probarlo. 

Por todo ello, gracias, MakeUseOf.
 
 
¡Basta ya! ¿No entienden que una consulta o una descarga a una biblioteca de internet JAMÁS de los jamases representa una venta menos? ¿No entienden que quien descarga una obra, ni de coña la habría comprado en el mercado aunque hubiera sido la única forma de obtenerla? ¿Qué les pasa? ¿Les molesta ver como cualquiera con conexión a internet puede leer y formarse?

¡Por el amor de Dios! ¡¿Quemar bibliotecas?! ¿Pero esa práctica no quedó en desuso hace mas o menos medio milenio? ¡¡Quemar bibliotecas!! Tendrían que ir de cabeza al infierno por semejante sacrilegio. No pasa día que no cierren una web dedicada a la cultura. Y aún tenemos la desfachatez de llamarnos "civilización". ¡¡Civilización los coj..!!

Con el cierre de Megaupload, se perdieron 250.000 bibliotecas de Alejandría. ¡¡250.000!! El mes pasado, millones de libros desaparecieron de un plumazo de library.nu.  BtJunkie cerró puertas para no buscarse mayores problemas. Y suma y sigue.

La cultura no es mercancía. La cultura es la gasolina que impulsa hacia adelante el motor de la humanidad. Mal que les pese a muchos.