CISPA

04/07/2012

0 Comments

 
Al baile de siglas en pro de la eliminación de cualquier derecho fundamental, llega un nuevo actor: CISPA. El último misilazo yankee a la linea de flotación de la privacidad en internet. 

Después de que haya caído SOPA (aunque, como dicen por ahí, alguien pretenda recalentar el plato), después de la PIPA (y no la de mi avatar, lamentablemente), después de que al ACTA le quede menos futuro que a Bradley Manning (no te olvidamos), se sacan de la manga cuatro siglas nuevas, a ver si esta vez cuela.

Entramos ya de lleno y sin tapujos en el 1984 Orwelliano, siendo la CISPA la encarnación real de la "pensapol". Bajo el pretexto de la "ciber-seguridad", se pretende pasar por encima de toda ley, monitorizar todas las actividades, vigilar a todo el mundo, espiar a todos. 

El "Gran Hermano" ya está aquí. 
 
 
Este vídeo debería aparecer en la Wikipedia. Ilustrando la entrada dedicada a la "elegancia".:


 
 
Han caído dos mas. Dos bibliotecas mas han cerrado sus puertas al público.  Los lobbys vuelven a salirse con la suya. La cultura es un bien con el que no se puede comerciar. Por una razón. Es de todos. Todos tenemos derecho a leer. Todos deberíamos poder acceder a las letras. Las letras, la cultura, son nuestro futuro como humanidad. Es gracias a las letras que vamos a poder ver como el siguiente Stephen Hawking da respuestas. Es por el acceso universal a la cultura por el que podremos contemplar como el siguiente Albert Einsten formúla nuevas teorías. Es gracias a que los conocimientos fluyan que podremos garantizar que la próxima Marie Curie descubra una nueva fuente de energía límpia.

Cerrando bibliotecas, quemando libros y penalizando la transmisión de conocimientos no es como la Humanidad va a avanzar hacia delante. Mas bien retrocedemos hacia atrás. Quinientos años, mas o menos
 
 
Hoy me había propuesto ser bueno. Escribir cosas positivas y edificantes. Pero me puede el vicio. Acabo de leer un artículo en Techtear sobre un lector de libros on-line. Se trata de una idea brillante echada a perder por culpa de la avarícia. Bien escondida, eso sí. En forma de DRMs. Les he hecho llegar mi opinión. Pero al no coincidir con la de ellos, no la han publicado. Y eso que he sido respetuoso. En sério. De manera objetiva, mi comentario no faltaba a nadie ni a nada. Señalaba que la dirección que deberíamos tomar en la red, es justo la contrária. La cultura debe poder fluir libremente. Sin prohibiciones ni restricciones. Por mal que les pese a algunos. 

Y ahí es donde quiero aportar mi granito de arena. Ayer, por error, buscando algo completamente ajeno, terminé enfrascado en una vorágine de pestañas de sitios de descargas de libros.
Desde aquí y aquí, señalan a algunas bibliotecas digitales. Las entradas son antiguas, y algunas de ellas es posible que ya no funcionen. Pero una buena mayoría sigue haciéndolo. Entre ellas, podemos encontrar las siguientes:


 
 
No todo iban a ser malas notícias. Pese a que la ley Lleras amenaza con cepillarse el acceso a contenidos en Colombia, también hay cosas positivas: RapidShare ha sido declarado legal en el país teutón. Algo es algo. Además, a timofónica le han metido un multazo de 151 millones de euros. Por fulleros. Ahora, a ver con que cara meten anuncios de esos de "sé legal". Y la guinda del pastel: con un poco de suerte, el ACTA, sigue el camino de la SOPA. ¿Nos quedará algo de sentido común p´a decirles a los yankees que ese invento se lo metan por donde maduran los pepinos?

Pero no es de eso, de lo que trata ésta entrada. Aquí quiero dejar un par o tres de enlaces a cosas que me han llamado la atención.

La primera es una aplicación web que hace las funciones de editor gráfico. Pero no a lo cutre, no.. Es mejor que algunas de las aplicaciones de escritório que tenemos instaladas en nuestras máquinas. Se llama Picozu y es una auténtica delícia. 

La segunda y la tercera, están relacionadas y llegan de la mano del Gran Hermano. Se trata de dos lenguajes de programación que no conocía y que quiero dejar aquí, a modo de recordatório.
 El primero de ellos se llama Dart y es un lenguaje de programación para aplicaciones web. Tiene web en la lengua de Cervantes, con comunidad de desarrolladores.
El segundo es Go, y por lo que me ha parecido entender, viene a ser un refrito de C y un par de lenguajes más. Mas enfocado quizás al software que Dart. No lo sé, con el tiempo, habrá que darle un vistazo.


 
 
Hace días que no publico nada. Y no es porque no ocurran cosas, la verdad. Ayer mismo, sin ir mas lejos, otro intento de amordazar voces libres y críticas. Alguien debería decirles a estos tiparracos que usar el sistema judicial como arma arrojadiza está feo. Muy feo. 

Y la cosa no termina aquí. Está calentita alrededor de todo el globo. Aquí, en el viejo continente, nos jugamos el todo por el todo esta misma semana, si no se salen con la suya los trileros pagados desde la tierra de Mickey Mouse. Pero a estas alturas, creo que todos sabemos ya "donde está la pelotita". Y en el otro lado del charco, mas de lo mismo. Y al mismo precio, oiga.

Y es que están a 0,2 de llamar terroristas a los internautas. Que con la tontería, buscan pisotear derechos fundamentales que tenemos los ciudadanos: la libertad de expresión y nuestra privacidad. Aunque sea poniendo como excusa que quieren protejernos. Ni que sea de virus y malware. El tema es hurgar en nuestras vidas. Controlar nuestras actividades.

La ambición no tiene límites. El afan por controlar la cultura es algo que roza la línea de la pornografía. Desde dentro, quiero decir. Porque lo que es cruzarla, está claro que la han cruzado. Desde las peticiones de recabar IPs de usuarios P2P para cerrarles la conexión a internet y poder demandarles a gusto por el grave delito de hacer circular gratuítamente conocimientos a pedir indemnizaciones por copiar obras de autores que ni siquiera representan.

Control de la cultura, dinero y poder. Mal vamos por ese camino.
 
 
Para variar, hoy he visto algo interesante en MakeUseOf, el sítio aquel tan chulo que nos advirtió lo que teníamos que hacer para mejorar la experiencia de surfear la web. Ese artículo fué imperdible, y creo que no soy el único que le ha dado buen uso.

Esta vez, nos acompañan hasta http://onlinewebtool.com/, un sitio en el que puedes encontrar casi una quincena de herramientas para facilitarle la vida al webmaster.

Una web chula, que añado a la sección de enlaces y que inagura categoría.
 
 
Que a G. le den de su própia medicina, no tiene precio. Y que les indiquen claramente por donde se pueden meter su "mastercard", ya ni te cuento. Y eso es precisamente lo que han hecho los que descubrieron "exploits de dia cero" en su cliente web. Me viene a la cabeza aquello de ".. quien a hierro mata,  a hierro termina". 

Y eso, la misma mañana en anuncian que Pirate Bay planea dar servicio vía satélite. Que grandes. ¿El siguiente paso cual va a ser? ¿Una red de telecomunicaciones fuera de control gubernamental? Madre mía, que caliz mas interesante esta tomando este asunto.

Ahí sí metía yo cinco eurillos, mira. 
 
 
Hace días que se viene hablando en la red del "expediente Cuevana", una web de enlaces argentina. Y ya no por ser una web de, agárrate los machos, enlaces, sino por el circo judicial que se ha montado alrededor de ella. Y digo circo porque hasta la fecha sólo ahí podía encontrarse uno con semejante cúmulo de payasadas y despropósitos. Pero la realidad supera la ficción. 

Por mi parte, nada mas que añadir. Solo que, en solidaridad, no voy a volver a pisar jamás una sala de cine.
 
 
Hoy abro el lector de feeds, después de tenerlo inactivo todo el fin de semana. La primera, en la frente: los yankees monitorizan 20.000.000.000.000.000 de comunicaciones en internet. Vamos, que tienen una cópia en formato digital de lo que dice todo el mundo en todo momento. Una razón mas para dejar de usar segun que servicios y darse de baja de según que redes. Y mas si pasan por yankeelandia. Coño, que almenos Tuenti pertenece al Estado Español y aquí, de momento, está prohibido hurgar en las comunicaciones. Algo bueno teníamos que tener en Espanishtán. 

La siguiente notícia está relacionada con Alemania. Ahí, lo que viene a ser su SGAE (que ha conseguido cerrar el GrooveShark de ahí) y un par de editoras de libros, han conseguido que sus obras no puedan ser subidas a los servidores de RapidShare. Una idea de pocas luces, si tenemos en cuenta que hace apenas una semana, la gente de Sony se quejaba de no tener preséncia en el YouTube del país teutón. ¿En qué quedamos? ¿Quieren estar en las redes o no? ¿Quieren que estar en primera línea o quieren que no se conozcan sus obras? Si es que no se aclaran ni ellos, por favor.

Yo, por mi cuenta, voy a compartir los contenidos de mi disco duro de seguridad con toda la gente que pueda de mi alrededor. Físicamente, sin emplear la red de redes. El conocimiento tiene que ser libre y ése va a ser mi pequeña aportación. Mi granito de arena.